BWV 1007

por Plácido Romero

Suena el despertador. El anciano lo apaga. Va al baño arrastrando los pies. Se ducha. Regresa al dormitorio y se viste; ponerse los calcetines le cuesta un mundo. Una hora después de levantarse está listo.

Camina encorvado por el pasillo. Entra en su estudio. Se sienta. Cuando coge el arco, advierte que sus dedos están engarrotados. Cierra los ojos. Acaricia el diapasón. Consigue sacar unas notas. Poco a poco se siente ligero, preciso. La suite fluye…

Pasada una hora, se levanta. Camina decididamente hacia el comedor donde le esperan para desayunar. Pau Casals, sin parar de charlar, come con hambre.




BWV 1007
Vota este contenido

Microcuento.es respeta la privacidad de sus datos

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades de afiliación, analíticas, publicitarias y comportamentales. Más Información sobre la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Moisés Ruiz - Horas muertasSara Leo - Mi Paz