La estela imposible

por Ricardo García

Ella flotaba acostumbrada a vagar en su pequeño mundo portátil, plagado de dudas. Acosada por los fantasmas del pasado, se había construido un lugar en el hueco de un asteroide, encontrado entre varias incertidumbres y como un caracol se lo llevaba con ella a todas partes. Era un hogar muy pequeño, pero era suyo y allí se sentía a salvo.

Él era un viejo pedernal errante, siempre en búsqueda de una órbita estable donde poder descansar pero mientras la encontraba, habitaba un hueco entre los miedos del pasado y el sombrío horizonte del futuro.

Hasta que un día sus trayectorias se acercaron y, por casualidad, se pusieron a hablar.

Ninguno de los dos lo supo nunca, quizá fue la pereza de acostumbrarse a esa confortable distancia, quizá la falta de decisión por parte de ambos, el caso es que un día, ambos pasaron demasiado cerca de un planeta poderoso y su fuerte atracción acabó separando sus trayectorias para siempre, sin que ellos se hubieran decidido…

Desde entonces, ambos asteroides solitarios, se preguntan qué podría haber pasado de haberse atrevido…

Si se hubieran lanzado a compartir sus órbitas quizá hubieran descubierto que podrían haber formado, al chocar en algún punto del inmenso espacio, una bonita estela…




La estela imposible
Vota este contenido

Microcuento.es respeta la privacidad de sus datos

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades de afiliación, analíticas, publicitarias y comportamentales. Más Información sobre la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Javier Puchades - PesadillaOscar Soria - Viaje inolvidable