Penitencia

por Ricardo García

Esta tarde la calle huele a paso de semana santa en primavera, mientras las puertas de tu balcón están abiertas y pasa la hermandad, yo repaso a besos, una a una, las pecas de tu espalda y tú vas abriendo despacio las piernas, dejándote llevar por el intenso olor a incienso, el brillo de la piel sudada, el ruido sigiloso de los costaleros haciendo resbalar sus pies sobre el asfalto…

Al fondo suena una saeta mientras mi boca busca la tuya para comulgar contigo en esta ceremonia del deseo. Con los brazos en cruz boca abajo, te entregas a mi pasión, mientras suenan las trompetas de la banda, ahogando tus gemidos.

Y llegará el tiempo de la penitencia, cuando arrodillada delante de mí, tu boca me explique silenciosa, lenta y con todo detalle, la gravedad de todos nuestros pecados y tu mirada confiese lo que nos gusta esta, nuestra particular ceremonia de contrición.

(Con la impagable inspiración de @spfacenda)




Microcuento.es respeta la privacidad de sus datos

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades de afiliación, analíticas, publicitarias y comportamentales. Más Información sobre la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Cesar Poetry - Reside locuraTxio Cruz - Impar