Distancia somos todos

por Rodrigo Andreu

¿Se puede sostener una mano a mil kilómetros de distancia?

Todo depende de la mano, de la fuerza, de las ganas, del apego, del viento y las ventanas.

De ver la fotografía correcta.

De entender las nubes cuando pasan.

De ver llover y creer que la tormenta besa.

De sonreírle al espejo, con brillos nuevos.

Nos han mentido, nos dijeron que no se podía querer de lejos.

Y se equivocaron, porque todos llevamos distancia dentro, y la sacamos cuando menos lo esperamos.

Y le hablamos, y le respondemos cuando pregunta.

Y la besamos.

Como tranquilizándola un poco, y diciéndole: Tan lejos no estamos.

Y se siente bien. Ya no quema, ya no duele, ya no rompe.

Solo es silencio.

Y una llamada, un mensaje, un audio, un todo.

Y listo. Somos reales, de verdad, queremos.

Y nos hacemos sentir.

Simplemente, porque todos, somos distancia.




Microcuento.es respeta la privacidad de sus datos

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades de afiliación, analíticas, publicitarias y comportamentales. Más Información sobre la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Jota Santatecla - CobardesJavier Puchades - Pesadilla