Un instante

por Rodrigo Andreu

No me pierdas de vista, que voy ciego de emociones. Y necesito un sorbo de eso que tienes en los ojos. Cálido, muy tuyo. Y mío a la vez. Dame paz, tranquilidad. Y de paso empújame fuerte y hazme la guerra. No dejes ni un centímetro de mi piel sin recorrer, y que la habitación se entere, y no lo cuente nunca más. Descifremos lo que otros temen. Y que las cicatrices se vuelvan sonrisas en el proceso. Y del techo caigan estrellas. Y al despertar, sigas ahí, intacta. Pura y libre.

Mírame bien, por favor. Quiero ser en tu espalda.
Y gritarle al viento que no me asusta. Que todo se arregla dentro de ti.
Quédate. Y que decir nosotros ya no duela.

No te tengo miedo.




Un instante
Vota este contenido

Microcuento.es respeta la privacidad de sus datos

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades de afiliación, analíticas, publicitarias y comportamentales. Más Información sobre la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Manuel Cuesta- París: años 50Moisés Ruiz - Horas muertas