Juego de ajedrez

por Sara Olivas

—Has vuelto a perder —me dijo con voz firme.

Yo lo miré. Lo miré con los ojos con los que le había mirado durante estas últimas tres semanas. Y, sin decir absolutamente nada, deshice la jugada, y comencé a poner cada figurita en su respectiva casilla.

—¿Otra vez? ¿Quieres volver a perder?—habló de nuevo.

En la vida, como en el ajedrez o en cualquier juego de rol, nunca te enseñan a perder. Sin embargo, contigo no me importa  hacerlo, pues cada vez que yo pierdo, tú ganas. Y eso significa que cada vez que tu boca anuncia ‘jaque mate’, me convierto en reina. Pues, aunque pierda, soy feliz, si te veo reír, si te veo luchar, si te veo ganar.




Microcuento.es respeta la privacidad de sus datos

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades de afiliación, analíticas, publicitarias y comportamentales. Más Información sobre la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Jesús Artacho - Justicia poéticaJesús Garabato - Éramos tan jóvenes