Por las calles de Palermo

por Sara Olivas

Desde la ventana del estudio se podía ver de todo.

Cada mañana, cuando su mujer se iba a trabajar, él se dedicaba a observar cada rincón, cada pasaje y cada persona que paseaba ajena a su mirada por las calles de Palermo.

Era un día normal de agosto. El sol brillaba en lo alto y el calor se palpaba en el ambiente. La heladería de enfrente estaba a rebosar, pero entre tanta gente pudo verla a ella. Una joven de piel morena, cabello rizado y ojos rasgados. Una joven que vestía una minifalda de flores amarillas que, en ocasiones, a causa del poco viento que puede haber en agosto, dejaba entrever la largueza de sus piernas y los rincones más secretos de Palermo. En su mano derecha, un helado de limón que, muy de vez en cuando, se llevaba a la boca, provocando que algunos chorretones se deslizaran por sus labios desembocando en su escote. Por su cara, eso parecía enfadarla, pero tal vez, el monstruo causante de sus quejidos y sus encogidas de hombros se escondía tras el celular.

Desde bien temprano, fijó su atención en algo más que en sus piernas, y cuando quiso darse cuenta, la puerta del estudio se abrió y ella ya estaba ahí.

¿Otro día más pegado a la ventana? —le preguntó.

—Otro día más buscando inspiración.




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
popup-ebook-2

¿Quieres nuestro ebook gratis?

Déjanos tus datos y recibirás un e-mail con un link para descargarte el eBook

¡Genial! 😍 😍 Te hemos enviado un email para confirmar tu dirección y poder enviarte nuestro ebook. Revisa tu buzón de promociones o correo no deseado, podría llegarte ahí nuestro correo.

Roman Camas - Justos lo justoMaria José Viz - Savia