TRAS LA PUERTA

por Sergio Chico

Me he quedado tras la puerta sin cerrarla

viendo como tus pasos pasaban a formar parte

de un horizonte que puede que no se borre en años.

Aún no la he cerrado. Aún no me he ido.

Es de valientes despedirse y no irse

a llorarle a la ausencia, a maldecir a quien se va

o a buscar un sustituto con el que matar el tiempo.

Soy valiente porque me quedo.

Juré que no escribiría sobre esto.

Porque sería poner en manifiesto

que sigo perdiendo la cabeza por ti

mientras tú alegras las madrugadas gente nueva.

Pero no se me ocurre mejor forma de drenar lo que siento.

Podría estar avivando el fuego con nuestras fotografías

en lugar de escribir algo que no leerás posiblemente nunca.

Pero eso sí que sería perder el tiempo.

Y la dignidad

Y la vida.

Porque bendita y maldita a la vez la capacidad del cerebro humano

de mantener vivos los recuerdos de algo que debería ser borrado.

Debería haberme preparado antes para esta guerra.

Llenar la despensa de provisiones para mi aislamiento social.

Quizás  helado de fresa, chocolate y series con varias temporadas.

En lugar de eso me dejé llevar por eso de que es inevitable

que pase lo que tenga que pasar.

Pasamos y  volvimos a pasar pero esta vez de largo.

Quizás lo segundo solo tú, yo sigo aquí anclado.

Pero no se me ocurre mejor final para mi barco

que dejar que mi madera se pudra en las aguas de tu cuerpo.

Escritor

sergio chico mrwandererr

Sergio Chico




Microcuento.es respeta la privacidad de sus datos

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades de afiliación, analíticas, publicitarias y comportamentales. Más Información sobre la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Anna Gimeno - Pájaros CabezaCat Yuste - De entre las manos