Añicos

por Sor Furcia

Aquel día, al llegar a casa, la encontré sentada en el suelo, llorando, sujetando algo entre sus manos. Me acerqué, asustado, “¡¿Estás bien?!”. “Lo siento…” –sollozó- y me mostró unos pedazos de cerámica rotos. Era una taza que habíamos comprado hace años, por nuestro aniversario, y que hacía juego con otra. En una de ellas, la que aún estaba entera en el armario, se podía leer “El amor es…”, y la frase acababa en la otra taza, la que ahora se había hecho trizas.

Yo me reí y no le di importancia. Ella intentó juntar los pedazos, entre lágrimas, pero le insistí que no fuera tonta, que solo era una taza. Recogí los añicos y los tiré a la basura. No volví a recordar ese episodio y, con el tiempo, como esa taza, nuestra relación también acabó rompiéndose.

Hoy he quedado con una amiga para contarle mis penas y pedirle consejo. Nos encontramos en el metro y me propone ir a un local donde, mientras tomas algo, puedes pintar una pieza de cerámica. A mí me parece una chorrada pero, aun así, accedo. “¿Qué te apetece pintar?”, me pregunta. Me doy una vuelta por las estanterías y, de repente, veo una taza. Y todo vuelve a mi mente. Y me doy cuenta de lo poco que valoré el significado que aquel objeto tenía para ella. Y los ojos se me llenan de lágrimas. “Voy a enmendar un error”, contesto. Cojo las pinturas y comienzo a escribir “… cosa de dos”.

Escritor

sor furcia

Sor Furcia




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Óscar Soria - Niños vigiaCaracola - Caricias