Relatividad

por Sor Furcia

Otra vez más suena el despertador, como todos los días desde hace ya ni se acuerda cuantos años. Décadas. Aunque si se para a pensarlo no le parecen tantos. 

El tiempo pasa muy deprisa. Demasiado. Se incorpora y recorre el pasillo, arrastrando los pies y bostezando, de camino a la cocina, mirando las fotos de sus hijos colgadas en la pared. Unos niños que ahora ya no son tan niños, pero que parece que fue ayer cuando todavía correteaban por la casa. 

Enciende la cafetera y abre los cajones en busca de una taza y una cucharilla, y se le escapa un gruñido. Hoy vuelve al trabajo después de las vacaciones. Tres semanas fuera de la rutina que se le han pasado como un suspiro. Da un sorbo a su cappuccino y fija su mirada en el calendario que hay colgado en la pared.

«Septiembre ya, madre mía, pero si parece que hace dos días nos estábamos tomando las uvas», piensa.

Se acerca al salón y enciende la televisión para ver las noticias, como cada mañana.

Las imágenes que aparecen en la pantalla le hielan la sangre. Vuelve corriendo a la habitación y coge el móvil. Marca un número de su agenda y espera un toque tras otro, un tic-tac del reloj tras otro. Pequeñas fracciones de tiempo que esta vez ya no pasan tan rápido. Segundos capaces de contener miles de pensamientos y que se hacen eternos.

Alguien descuelga el teléfono al otro lado. “¿Estáis todos bien?”, pregunta.

Escritor

sor furcia

Sor Furcia




Microcuento.es respeta la privacidad de sus datos

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades de afiliación, analíticas, publicitarias y comportamentales. Más Información sobre la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Carlos Sevilla - Teatro de titeresEvaysol - Desencuentro