Sola en casa

por Sor Furcia

Es viernes, llego a casa del trabajo y, para mi sorpresa, no hay nadie. En la entrada encuentro una nota de mis compañeras de piso, se han ido a pasar el fin de semana fuera. Un cosquilleo alegre me invade desde dentro, adoro tener la casa para mí sola.

Me quito el bolso y los zapatos, me dirijo al salón y pongo el tocadiscos. Suena Roadhouse Blues y comienzo a desnudarme, bailando, yendo de una habitación a otra, abriendo todas las ventanas de par en par. Está acabando la primavera y quiero que el olor del incipiente verano inunde cada esquina. Entro en la ducha, mientras Jimbo sigue desgarrándose la voz para mí, y me sumerjo bajo el agua tibia. Al rato salgo, cubierta solo con una toalla, y me preparo un sándwich, enciendo Netflix y me pongo una peli.

Al despertarme, veo que son casi las doce y sigo en el sofá, congelada. Apago la tele y, a oscuras, cierro todas las ventanas y me acurruco bajo la manta de mi cama cuando, de repente, suena un “pi-pi” y la luz de un reloj de pulsera ilumina la mano de un extraño, agazapado en un rincón de mi habitación.

Escritor

sor furcia

Sor Furcia




Sola en casa
Vota este contenido

Microcuento.es respeta la privacidad de sus datos

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades de afiliación, analíticas, publicitarias y comportamentales. Más Información sobre la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Sara Olivas - Peor castigoJota Santatecla - Estas palabras