Vestigios y hielo picado

por Sor Furcia

La observa mientras su cuerpo inerte se hunde en el Támesis. Cuando ya ha desaparecido totalmente, se incorpora y se limpia las manos con una toallita de limón que guarda de su marisquería favorita, la misma a la que va siempre que asesina, y la misma a la que irá hoy a celebrarlo.

Camina bordeando el río y llega al London Bridge; lo atraviesa y enfila Borough High hasta Union Street, donde gira a la derecha en Redcross Way. Se acerca hasta la placa que le avisa de que ha llegado a Cross Bones, el cementerio de “Los muertos marginados”; mete la mano en el bolsillo y saca un mechón de pelo rubio sujeto con un lazo rojo en el que previamente ha escrito su nombre, Alison. Lo ata con cuidado en la verja, junto a otros mechones que le resultan familiares, camuflados entre cientos de recuerdos de personas que se niegan a olvidar.

Lo mira mientras se aleja, acariciando con los dedos todas esas reliquias, en dirección al Wright Brothers; y la boca se le hace agua pensando en las ostras que se dispone a degustar, a la espera de que su nuevo crimen vuelva a copar las noticias.

Escritor

sor furcia

Sor Furcia




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Patricia Campos - Versos cielo y salPlacido Romero - Competicion

¿Quieres muchos más cuentos? ¡Descúbrelos en nuestras redes!