Apocalipsis

por Tearsinrain

En un futuro con final escrito en tinta de estilográfica cara, Hombre y Mujer se dieron la mano encima de aquella colina pelada y miraron juntos el apocalipsis. Pensaron los dos, sin decir nada, que tenía algo de poético. Una poesía triste y tétrica, una de aquellas que te acongoja el alma y te sacude las entrañas, pero poesía al fin y al cabo. A medida que todo iba quedando destruido, sus manos se agarraban con más fuerza y se hacían daño, él por presionar demasiado, ella por clavarle las uñas. Apenas pestañeaban frente al espectáculo macabro de luces y sombras, donde la muerte parecía reír a carcajadas mientras preparaba bicarbonato para la indigestión y antiácido para la resaca. Las pupilas se dilataban y contraían como si un niño jugara con el objetivo de una cámara fotográfica. Aquello quedaría para siempre en sus memorias, pero para siempre era ahora solamente un instante simbólico, una fracción de tiempo incontable, tan larga y corta de igual modo que el reloj se había dado por vencido y había tirado las agujas sobre la arena. Una nube de humo, más grande que la imaginación, se formó en lo que antes había sido un horizonte y, más que avanzar, creció ocupándolo todo. Hombre suspiró y Mujer le miró. Le encontró ahora más atractivo que nunca, el fin del mundo le sentaba bien. Él giró la vista y la encontró más atractiva que nunca. Cerca, Gato se lamía las patas y Perro se perseguía la cola.




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
popup-ebook-2

¿Quieres nuestro ebook gratis?

Déjanos tus datos y recibirás un e-mail con un link para descargarte el eBook

¡Genial! 😍 😍 Te hemos enviado un email para confirmar tu dirección y poder enviarte nuestro ebook. Revisa tu buzón de promociones o correo no deseado, podría llegarte ahí nuestro correo.

Agustina Bloom - Nunca seremos nuncaJesús Garabato - Consagración Primavera