Marina Cabrero - Diez segundos

Diez segundos

Una habitación oscura me recoge. Doy saltos intentando concentrarme mientras la coleta tirante golpea mi cuello haciéndome cosquillas. Me muevo incómoda en un traje que yo no he elegido. Trago saliva. La oscuridad me sigue envolviendo, aunque ahora unas cuantas luces atraviesan la cortina hasta llegar a mí. Miro hacia mis zapatos brillantes, el izquierdo me hace un poco de daño. Intento ver los ojos de alguien, todos están ocupados haciendo

su trabajo, yo tengo que hacer el mío. Las lentejuelas crean un caleidoscopio a mi alrededor moviéndose conmigo. “Diez segundos”, me avisa alguien. Quiero huir. Irme por las escaleras metálicas por las que he venido, en completo silencio o haciendo el mayor ruido posible. Cinco segundos. El humo llena el ambiente, la música instrumental resuena y la gente grita mi nombre con emoción e histeria. Pongo una sonrisa. Y salgo al escenario. Que empiece el espectáculo.

Más artículos
Viejas heridas - Sergio Linde
Viejas heridas abiertas