Luisa Garzon - 2020

Dos mil veinte

Unos zapatos nuevos, para desgastar su suela descubriendo caminos. Una chaqueta diferente para sentir que cambiaba de color. Un precioso cuaderno de notas, para escribir las aventuras. En realidad, tenía montones de cuadernos, algunos a medias, otros escritos hasta por las tapas y alguno incluso sin empezar, pero aquella sensación de comprarse un cuaderno bonito… Pasó la mano por la primera hoja, acariciando su página, sintiendo su textura.

Apenas unas horas para iniciar el año 2020. Lo miraba con ilusión, con esa mezcla de miedo y alegría. Se había propuesto cumplir muchos retos, algunos que llevaba ya unos cuantos años esquivando. Pero, sobre todo, se había propuesto hacer hueco en su corazón para quererse a sí misma.

[Total:4    Promedio:5/5]
Más artículos
Mai Alonso - Cielo invierno
Cielo de invierno