Úrsula Vegas - Dos orillas

Dos orillas

Caía el sol sobre ellas con apenas milésimas de segundo de diferencia. Enrojecía el mar que las separaba y comenzaban a caer las primeras gotas de la que se aventuraba como una lluvia torrencial.

Dos orillas: tan juntas que en ambas vivían personas. Tan separadas que levantaban vallas tratando de expulsarse.

El mundo siempre seguía girando, como una broma pesada que nos recuerda que, en el fondo, estamos unidos por la misma tierra. Y el día continuaba abandonando los reflejos rojizos para dar paso a la oscuridad más negra, sólo interrumpida por las navegantes estrellas que no encontraban la luz de luna.

Mientras, sobre el mar, cada vez más lágrimas cayendo con fuerza.

[Total:0    Promedio:0/5]
Más artículos
Mai Alonso - Creeme quiero
Y créeme, quiero