Natalia Medina desamor

El desamor

Y aquella joven estaba tan rota que hasta los “pedazos” de su alma podían hacer ruido. Su propio silencio hablaba. ¡Un corazón lleno de amor y sin embargo tan vacío! Unos ojos del color de la esperanza…esa que ya había perdido. Cuatro paredes donde “cobijar” su dolor bajo una manta. Un reloj que le recordaba el paso del tiempo. Rodeada de todo el calor de su gente y sin embargo, llena de frío. Con sus cabellos dorados, y sin luz propia.
—¿Y esto es el amor? —decía.—
No, querida mía. Se te olvidó poner un “des” delante. Sigue atravesando metas, habrá quien te acompañe siempre. Habrá una luna para ti que se llene de miel algún momento.

[Total:9    Promedio:4.4/5]
Más artículos
Padrino - Javier Puchades
El Padrino