Natalia Medina - Niño lobo

El niño que ganó al lobo

Su rostro cambió de color, ahora era pálido. Sus kilos disminuyeron, ahora era más que delgado. Un enemigo invadió su cuerpo, pero él, con cuatro años nunca perdió las fuerzas por derrotarlo. Iluso e ignorante de aquello a lo que se enfrentaba, mantuvo la sonrisa de una infancia destinada a seis meses de hospital. Un día, consiguió salir de esa aventura de cuento en la que estaba. Escapó del lobo. Se encontró con una “amiga”, era Salud, y a día de hoy sigue con ella de la mano. Nunca olvidé a ese niño, tampoco la lección que me dio.

[Total:3    Promedio:4.7/5]
Más artículos
Moises Viento Popa
Viento en popa y poca ropa