primer tequila - Alberto Piernas

El primer tequila

Toni se sentía perdido en aquella ciudad que no distaba mucho de su querido México. Encendió un cigarrillo y, tras caminar por las calles coloridas, encontró una cantina en la que pasar el tiempo mientras pensaba qué hacer. Se sentó en la barra y pidió un tequila. Mientras, un mariachi tocaba una canción de fondo que nadie se paró a escuchar… excepto ella. Aquella mujer que le observaba desde el otro lado de la barra con la mirada instigadora, como si tratara de reconocerle. La misma que, poco después, se acercó a él luciendo un vestido rojo que a Toni le resultó familiar. – ¿Puedo sentarme? – le preguntó, a lo que Toni respondió cediéndole una silla sin poder articular palabra. Tras tomar asiento, Lupita también se pidió un tequila y brindó con Toni. Ella sonrió. Él, abandonó su mueca de sorpresa para acercarse poco a poco. Fue entonces cuando el mariachi entonó la canción con la que una vez Toni y Lupita bailaron por primera vez en la plaza de un perdido pueblo de Oaxaca. De ahí que al mirarse, fuera como si ya se conociesen de una vida anterior. Quizás, de aquella que una vez vivieron juntos hasta que Lupita fue la primera en marcharse. Por suerte, ella siempre le estuvo esperando allí, en el mundo de los muertos.

[Total:4    Promedio:3.8/5]
Más artículos
Juegos de Mar - Pilar Alejos
Juegos de mar