Arlette Riquelme - Regalo reyes

El regalo de los Reyes

¡Feliz Navidad, abuela!

A lo lejos se sentían los villancicos que ya anunciaban la llegada de Noche Buena, la nieve caía pesadamente sobre el pavimento mientras caminaba abrazada a un vaso de café recién comprado; también recuerdo que el ambiente olía a pino recién cortado y que todo estaba iluminado con luces de muchos colores.

Mi madre había comprado pavo para la cena, aquella, que sería la primera sin mi abuela y eso, hacía sentir al corazón un tanto acongojado.

– Tu abuela habría querido que las sonrisas siguieran reinando en casa – dijo al verme triste frente al árbol de navidad.
– Mi abuela era una mujer sabia – respondí – que alegraba solo con su presencia.
– Y lo sigue haciendo cada día al recordarla – me abrazó mi madre llorando.

Esta Noche Buena sería distinta, sin mi abuela presente físicamente, pero, aun así, nos estaría conformando nuestros corazones estando presente en nuestra memoria.

Más artículos
Alex Garaizar - Senda jazz
La senda del jazz