Marina Cabrero - Temblor

El temblor

El ruido aullaba en el restaurante repleto de gente y los niños correteaban entre las mesas. Sentada al lado de la cristalera que dejaba pasar ligeramente el frío de diciembre miraba el mundo tranquilo que vivía al otro lado. Me alisé la falda esperando a que llegara el camarero o mi cita, lo que pasara antes. Noté un pequeño temblor bajo mis pies, pero al mirar abajo no vi nada más que el suelo de madera del local. Crucé las piernas y dejé caer las manos sobre mi regazo. Segundos después levanté la mirada, la lámpara de papel que colgaba del techo se movía ligera, de un lado a otro. Los cubiertos comenzaron a sacudirse sobre el mantel blanco. El sonido de las conversaciones de las demás personas se había apagado, los niños volvían a las mesas con sus padres. Las luces comenzaron a parpadear y el suelo se movía cada vez con más fuerza hasta que una grieta se abrió en la cristalera y tras ella, él. Puso su palma sobre el cristal helado, lanzó una mirada y una sonrisa triste que nunca llegaría a ver más de cerca. Después todo se volvió negro.

[Total:3    Promedio:3.3/5]
Más artículos
Una Mirada - Xokotonto
Una mirada, una sonrisa, una caricia