En la oscuridad somos iguales

En momentos difíciles nos parecemos. Heridos somos iguales, rotos y tocando fondo.
Aunque nos hayan atropellado distintas cosas. Aunque haya pasado un tren distinto y por querer seguirlo nos tropezamos y nos pasó encima. ¿Jodido no? ¿Y ahora qué?
Dolor, tristeza, llanto. Da igual. También ahí no hay diferencias. Ni clases, ni colores. Todos a una en diferentes posiciones quebrándonos, partiéndonos en mil pedazos.
Pero no pasa nada. También nos parecemos en algo. En eso. En la capacidad de sacudirnos, de movernos despacio pero movernos al fin. De elevar el vuelo sin saber a dónde vamos. La idea es no quedarnos ahí. Ni un segundo más.
A oscuras todo parece igual. Pero no todo está en el mismo sitio. Aprende a tocar. Y vete lejos. Corre, salta. Siente y no regreses más. Hay más cielo por delante.

[Total:5    Promedio:4.4/5]