Pilar Alejos - Entre candilejas

Entre candilejas

Ser o no ser, esa es la cuestión, —se pregunta cada amanecer cuando, a duras penas, logra poner los pies en el suelo. Ha pasado una mala noche y se levanta a regañadientes. Entre aspavientos y engolando la voz, repite su letanía habitual: ¡Cuán gritan esos malditos! Así no hay quién duerma, pero ¡si te pasas es peor! Soy tan sensible como los demás. Si nos pincháis, ¿no sangramos? y encamina sus pasos hacia el comedor. El desayuno le espera.

Mientras pasa las horas sentado en el sillón orejero del salón, se pregunta: ¿Qué es la vida? Una ilusión —responde. Porque nadie es tan joven que no se pueda morir mañana.

Al llegar el anochecer, dormita. La auxiliar le susurra al oído que ya es la hora y lo acompaña hasta su habitación. No quiere que se despierte y se sienta desorientado, para que no olvide ese maravilloso sueño que le hace tan feliz. Desde la cama, sigue triunfando sobre los escenarios. Y los sueños, sueños son.