es-lo-mismo-un-relato-corto-que-un-microcuento

¿Es lo mismo un relato corto que un microcuento?

Es posible que alguna vez te hayas hecho esta pregunta, y es que a menudo no queda muy clara cuál es la diferencia entre un relato y un microrrelato o microcuento. Con frecuencia utilizamos ambos términos como sinónimos cuando, en realidad, no lo son.

A pesar de que pueden ser muy similares, poseen dos diferencias clave que los separan: la extensión y la complejidad. Vamos a explicar ambas en este artículo para que nunca más tengas que volver a hacerte esta pregunta.

La diferencia más obvia: la extensión

Como ya hemos hablado en otros artículos, el rasgo fundamental de un microcuento es la brevedad y esta, a pesar de que el relato tampoco debe ser muy extenso, es la principal diferencia que encontramos entre ambos.

Así, mientras el relato puede abarcar entre 1 y 10 páginas, el microrrelato no debería extenderse más de 10 o 15 líneas.

La extensión condiciona el grado de desarrollo que puede tener una historia o los personajes que la protagonizan, y esto nos lleva a la siguiente diferencia que es la más importante: la complejidad de la historia.

La diferencia más importante: la complejidad

El microcuento se centra en una trama, en un único lugar y con uno o dos personajes. Un relato también. Ambos parten de un única idea o suceso. Entonces ¿Por qué es más largo el relato? Porque la historia tiene un mayor desarrollo y la trama es más compleja, es decir, ocurren más cosas.

Esto es, mientras que en el microcuento el problema al que se enfrenta el personaje se resuelve (o no) en un giro, en un línea; en un relato, puede haber más de un giro, puede haber intentos fallidos de resolución, puede haber un retroceso en la acción…Una extensión menor requiere que vayamos al grano y nos centramos en lo esencial, pero con una extensión mayor podemos ahondar un poco más en los sucesos de la narración.

La complejidad de una historia será la que determine si has escrito un microcuento, un relato o una novela, todo depende de cuanto desarrolles los hechos. Ten en cuenta que por complejidad no me refiero a la profundidad de la historia, recuerda que algunas de las historias más impactantes, reflexivas y socialmente críticas de la literatura están contenidas en microcuentos, si recuerdas el artículo sobre “El microcuento dinosaurio”.

Un último apunte

Por último, recuerda que, aunque lo parezcan, no son lo mismo y no se pueden trabajar de la misma manera, ni intentar trucos, como resumir un relato corto para convertirlo en un microcuento o alargar un microcuento y, así, tener un relato. Eso no suele funcionar, porque cada uno tiene su planteamiento y su estructura.

Como ayuda te puede venir bien leer relatos cortos y microrrelatos y, por eso, te recomendamos algunos relatos de autores reconocidos como Julio CortázarAnton Chejov o Patricia Highsmith.

Así, no sólo entenderás cómo es la estructura de cada tipo de historia, sino que también sacarás ideas. ¡Adelante!

[Total:1    Promedio:5/5]
Más artículos
Reto Semanal - humo
Reto semanal: Microcuento sobre “El humo”