Caracola - Fugaces

Fugaces

A veces las posibilidades son muy pequeñas, una entre un millón. Algo así como la posibilidad de ver una estrella fugaz. Ni siquiera te paras a pensar en la proporción de estrellas estáticas, clavadas a sus coordenadas, que hay por cada estrella fugaz. Y no lo haces porque prefieres agarrarte a esa ínfima probabilidad, la que te lleva a tumbarte en el suelo en mitad de la nada esperando la casualidad de tu vida. El billete de ida a un deseo en forma de lágrima.
¿Entiendes ahora por qué me quedo a tu lado? Quiero un billete de ida.

[Total:4    Promedio:5/5]
Más artículos
Al margen - Paula Andeliz
Al margen