Javier Puchades - ¿Jugamos al escondite?

¿Jugamos al escondite?

Su preferido siempre ha sido el chocolate negro, por eso no me ha extrañado ver una onza mordida sobre la mesa de la cocina. He pensado que estaría en su habitación, pero solo he encontrado su armario abierto. A mi hermana le gusta jugar al escondite, como cuando éramos pequeñas. 

Entonces, he escuchado el susurro de su voz procedente del comedor. He ido corriendo, pero nada. Allí, solo he hallado descolocada la fotografía que nos hicimos el último verano. Y, en el suelo, un pétalo que ha caído del ramo de rosas que hay junto a la urna con sus cenizas.