Ursula Vega - Aguja memoria

La aguja de la memoria

Hilvanaba el hilo de la memoria con una destreza temblorosa por los años y la ilusión acumulada por ellos. Punto tras punto, cosía los olores de la Navidad, de la piscina municipal y la sopa casera. Notaba el tacto de las manos arrugadas que la acompañaron en su infancia y las diminutas que, más tarde, le agarraron con firmeza el dedo mientras descubrían el mundo.

A veces pensaba que podría crearse una capa con todo, para llevarla siempre encima, y que le abrigase las soledades y las tristezas.

Pero, cuando llegó el invierno, dejó de poder enhebrar la aguja del recuerdo y sólo atendía a las caricias del momento. Sin embargo, cuando sus ojos se cruzaron con esos otros, tan parecidos a los suyos pero con menos arrugas, lo sintió de una manera tan nítida que podía traspasarla.

—Te quiero —, le dijo con dificultad, en un susurro.

Quizá por última vez.

Más artículos
Ani Sparks - Regalame tiempo
Regálame tu tiempo