Ursula Vega - Aguja memoria

La aguja de la memoria

Hilvanaba el hilo de la memoria con una destreza temblorosa por los años y la ilusión acumulada por ellos. Punto tras punto, cosía los olores de la Navidad, de la piscina municipal y la sopa casera. Notaba el tacto de las manos arrugadas que la acompañaron en su infancia y las diminutas que, más tarde, le agarraron con firmeza el dedo mientras descubrían el mundo.

A veces pensaba que podría crearse una capa con todo, para llevarla siempre encima, y que le abrigase las soledades y las tristezas.

Pero, cuando llegó el invierno, dejó de poder enhebrar la aguja del recuerdo y sólo atendía a las caricias del momento. Sin embargo, cuando sus ojos se cruzaron con esos otros, tan parecidos a los suyos pero con menos arrugas, lo sintió de una manera tan nítida que podía traspasarla.

—Te quiero —, le dijo con dificultad, en un susurro.

Quizá por última vez.

[Total:0    Promedio:0/5]
Más artículos
Javier Puchades - Resureccion
Resurrección