Felix Aguilar - Historia inexistente

La inexistente historia de los dos

Recuérdame. Recuérdame como un mensaje de texto al que le faltan letras, como una hoguera encendida a lo lejos de la que apenas ves la luz. Recuérdame con un chaleco anti-salvavidas mientras me hundo en el mar de tu olvido. Recuérdame en aquella plaza en la que solíamos fumar tabaco de liar robado al del estanco. “Tan solo tienes que aspirar y dejar que tus pulmones se llenen de humo” – me dijiste. Y tosí. Tosí hasta que el pecho me dolió tanto que pensamos que me moría (siempre he sido muy exagerado).

Olvídame. Hazlo cuando las noches sean más oscuras, cuando no puedas tener mi imagen para sentirte mejor. Olvídame cuando vayas en avión a tu ciudad favorita de Europa o cuando quieras tener un orgasmo ante el espejo. Olvídame en los hoteles donde mordiste mis hombros, en los que también lloraste. “No puedo creer que esto nos esté pasando, pero tampoco entiendo cómo ha podido pasar” – me dijiste. Y morí.

Morí hasta que del pecho salió disparado el corazón que había sido tuyo (también he sido siempre de quedarme corto).

[Total:1    Promedio:4/5]