Distoppia - La Princesa y el cigarro

La princesa y el cigarro

La princesa de este cuento ha subido a la azotea a fumar de madrugada y a pensar en el príncipe azul que se convirtió en rana después del primer polvo. Lleva por corona el humo de un Malboro y por vestido, unos vaqueros medio rotos. En lugar de cantar, fuma y maldice. “Que le jodan al amor”. Vive en un piso de alquiler, porque no hay quien pague la hipoteca del castillo y el whisky con Tom Waits es su versión del vals con champán. El hada madrina no contesta las llamadas y la magia se consumió en el último beso de 2013. Otro caballero sin caballo y sin ganas de luchar.

Tiene por un reino una ciudad cruel llena de espejismos de felicidad y manzanas envenenadas con forma de corazón. “Dime, hija de puta, ¿dónde está mi final feliz?” dice, mientras suspira y piensa en salir ella misma a matar al dragón.

[Total:0    Promedio:0/5]
Más artículos
Arlette Riquelme - Recuerdos noviembre
Recuerdos de un noviembre sin ti