Metamorfosis Kafkiana - Javier Puchades

Metamorfosis Kafkiana

La fastidiosa mosca con su lengua veloz inicia el recorrido por el cuerpo desnudo de la muchacha. Manuel la sigue, sin perderse un detalle, con mirada libidinosa. Observa cómo, tras lamer el muslo, súbitamente se posa sobre el ombligo. Después, asciende con lentitud hacia los senos. En ese instante, él solo desea sufrir una metamorfosis kafkiana para acompañar al díptero en tan sensual viaje. Entonces, la mosca alza el vuelo situándose sobre el reloj de la pared, que marca las diez. Al ver la hora, Manuel sale de su lujuriosa obnubilación. Ha de acabar de prepararlo todo. En cinco minutos llegará el forense.

Más artículos
Pilar Alejos - Riesgos laborales
Riesgos laborales