micropoesia y poesía corta

Micropoesía: pequeñas esencias en verso

La micronarrativa: los microcuentos y la micropoesía nos han salvado. Nos encanta leer. No solo prosa, también verso. ¿Pero quién tiene tiempo? ¿Quién no va de acá para allá a toda prisa? ¿ A quién no se le esfuman las energías poco a poco según se va esfumando el día? 

La velocidad de nuestras vida y nuestras idas y venidas atropelladas han hecho que los géneros cortos, como los microcuentos o la micropoesía nos encanten.  Con ellos, podemos saciar nuestra hambre de lectura en unos pocos minutos. Unos pocos minutos, todo lo que podemos dedicar entre autobús y metro, y es todo lo que hace falta.

En el artículo de hoy vamos a hablar de la micropoesía, la prima en verso del microcuento. A continuación, vamos a  ver algunos ejemplos y a explicar algunas cosas sobre ella.

Ejemplos de micropoesía: micropoemas y micropoetas

Vamos a empezar con la práctica, con ejemplos de micropoesía, de escritores y escritoras actuales. Vamos con la ellos:

 

You were so afraid 

of my voice 

i decide to be 

afraid to.

Rupi Kaur

 

Las palabras que no vas a decirme

Esas son las duras de verdad.

Luis Ramiro

 

Desordenando la felicidad

me encontré con la vida.

AJO

¿Qué te han parecido? A continuación vamos a hablar un poco de teoría, sacada de estos 3 ejemplos.

¿Qué es micropoesía? ¿Y tú me lo preguntas?

Un micropoema es un poema breve. No más de 2 o 4 versos que condensan una gran historia, algo grande, algo intenso. La mejor esencia, en frasco pequeño, según dicen.

La micropoesía está de moda y como siempre es objeto de debate. ¿Es buena la micropoesía? ¿Llega a la altura de otros poemas más largos?Soy de las que opinan que no es mejor mayor cantidad, sino calidad.

 Una de las cosas más bellas de la micronarrativa, en general, y de la micropoesía, en particular, es todo lo que hay detrás de aquello que se dice. Todo lo que sugiere, la historia que se adivina tras esas escasas palabras, la intensidad de los sentimientos plasmados, la profundidad de las emociones…

Así pues, podemos sacar dos características (comunes a las del microcuento):

  • Brevedad o hiperbrevedad: De 2 a 4 versos (alguno más si te hace falta, pero sin llegar al folio).
  • Juego con el silencio, con aquello que no está escrito. Esto hace que el lector sienta una mayor implicación al sentir que “debe” averiguar el resto. 

Puede parecer muy fácil escribir un micropoema, pero ahí está la trampa. Al igual que ocurre con el microcuento, no se trata de escribir un poema y resumirlo. El micropoema es breve por naturaleza y también, una historia completa.

En fin, aquí tienes unas pocas reglas, pero no olvides que un proceso creativo es libre, así que déjate volar y no te encorsetes. Es cierto, que cada persona se siente cómoda en unos géneros concretos, pero no está de más explorar un poco.

¿Has escrito uno micropoema alguna vez? Si no lo has hecho, ha llegado el momento de probar. Escríbelo y envíanoslo.