Angel Saiz Mora - Ojos que no ven

Ojos que no ven

Siento miedo, pero no tengo más remedio que recorrer la casa para ir a mi habitación, a sabiendas de que, en el camino, voy a encontrarme con algo perturbador.

Una vez en la cama me cuesta dormir, entonces recuerdo lo que dice mamá, que cuando algo nos atemoriza solo hay que mirar para otro lado, pensar en otra cosa y seguir hacia adelante, sin darle importancia. Ella también hace lo mismo; yo, la verdad, no acabo de acostumbrarme.

Papá es mucho más valiente que nosotras, él no mueve la cabeza para dejar de ver, ni baja los párpados, de hecho, los tiene más abiertos que nunca desde ayer, mientras se balancea colgado de la lámpara del salón.