Angel Saiz Mora - Permanencia

Permanencia

Agradezco mediante un gesto las palabras que me dedican, sé que van acompañadas de buena intención. Sin embargo, ni siquiera abro la boca, prefiero el silencio a responder banalidades. Las fórmulas que emplean son muy parecidas: «Qué guapa estás hoy», «tienes muy buena cara», o «te veo bien». Tomo nota de las personas que muestran interés por mí, también, más aún, de quienes miran y no saben qué decir; tampoco hace falta, los ojos hablan por ellos. La lista crece cada día. Me ocuparé de que a nadie le falte un ejemplar dedicado de mi puño y letra.

La familia insiste en que debo descansar más, pero hacer una selección de los microrrelatos de toda una vida precisa tiempo. Solo espero disponer del suficiente, a pesar del diagnóstico.