Arlette Riquelme - Susurrarle al viento

Susurrarle al viento

Cada noche le he susurrado al viento que mi próximo destino sean tus labios. 

 –¿Piensas en mí, como yo en ti? –pregunté.

 –Cada día, noche y madrugada –escribió –y es así, como a cada segundo le susurro al viento.

 –¿Crees que el viento nos premie juntándonos algún día en alguna parte del planeta? –pregunté un poco desconfiada.

 –Susúrrale con mucha fe al viento, él siempre responde.

 –Suenas como si supieras exactamente dónde nos encontraríamos –escribí un poco mal humorada.

 –Ya sea aquí, allá o en medio del océano, donde sea, siempre, tú, serás mi hogar.

 –¿Aunque esté viejita y un tanto arrugada? –escribí.

 –Aunque seas viejita y estés arrugada, aun así, serás el amor de mi vida y te querré igual.

Además, si tú no eres mi hogar, ¿quién más lo será? –agregó de forma un tanto romántica.