Carlos Aymi - T

T

Se presentó al casting del programa de talentos con un espectáculo de magia. En los ensayos realizó varios juegos de cartas que resultaron desastrosos. Le seleccionaron para que los espectadores se rieran de él.

Ya en el escenario, ante el jurado, dijo que haría tres trucos. Soltó monosílabos incómodos a las preguntas que le hicieron. El público saboreó al friki que se avecinaba. La señal de inicio sonó. Él se quedó quieto.

En menos de treinta segundos el miembro impertinente del jurado le descalificó. La modelo esperó a los dos minutos tras un gesto de incomprensión. El humorista aguantó hasta los tres. Fue quien le preguntó, una vez eliminado, qué ocurría, si les tomaba el pelo, si ese era el truco.

Contestó que el primero consistía en acertar cuánto tiempo aguantarían en descalificarle. Sacó del bolsillo un papel arrugado donde estaban escritos los nombres del jurado y los segundos precisos en los que dieron al botón de fracaso.

Para el segundo levantó las palmas de las manos y levitó al instante. En el aire dijo, con voz temible, que el tercero no les iba a gustar. Advirtió antes de hacerlo, que desaparecer no era el truco.

Nadie le ha vuelto a ver. Nadie le conocía. Lo que les ocurrió a los miembros del jurado fue horrible. Se investiga una venganza.

[Total:5    Promedio:4.4/5]
Más artículos
Felix Aguilar - Tricotosa
Tricotosa