Pilar Alejos - Telarañas

Telarañas

Comienzan a adueñarse del planeta, aunque a nadie parece importarle. Son invisibles, silenciosas y se expanden con rapidez. Poco a poco, nos envuelven con sus hilos etéreos, tejiendo su telaraña a nuestro alrededor, sin dejarnos la mínima posibilidad de escapatoria. Nos vigilan día y noche. Lo saben todo sobre nosotros. Su poder es infinito.

La resistencia de algunos rebeldes les impide poseer el control absoluto. Para ellos, son demasiado peligrosos y amenazan sus planes. Su forma de vivir puede ser algo tan contagioso que les impida dominar el mundo. Por eso, los someten a un asedio insoportable.

Permanecen al acecho. Esperan que flaqueen, que acepten su rendición, y que, como todos los demás, acaben navegando por la red.