Tiempos de crisis: una oportunidad para la escritura
Imagen de Free-Photos en Pixabay

Tiempos de crisis: una oportunidad para la escritura

El aislamiento social puede ser causante de muchos sentimientos negativos. Sin embargo, creemos que no todo tiene por qué ser malo. De hecho, estar aislado puede ser fuente de inspiración, así como una manera de concentrarnos mejor. Y por otro lado, está demostrado que escribir tiene poder terapéutico, así que puede ser una manera perfecta para canalizar todas esas emociones que llevamos sintiendo desde que empezó la cuarentena: ansiedad, tristeza, angustia, incertidumbre o rabia.

En Microcuento nos gusta intentar ver el lado bueno de cualquier situación o acontecimiento, pero no de forma gratuita. No. Nos gusta decir cosas basándonos en pruebas. Por eso en el artículo de hoy vamos a hablar de 3 escritores y escritoras que lograron escribir sus mejores obras en aislamiento.

3 escritores que brillaron en aislamiento

Es verdad que muchos de ellos escribían en aislamiento autoimpuesto. Es decir, que podían salir a la calle cuando querían. “¡Qué suerte!”, pensarás. Pero esto no es ninguna ventaja. De hecho, es una distracción que frena la creatividad. Así lo creía Víctor Hugo, que para que no se le ocurriera hacer otra cosa que no fuera escribir, ¡trabajaba desnudo! Así escribió “Nuestra Señora de París”.

Por otro lado, para otros escritores el aislamiento fue casi absolutamente necesario para poder dar rienda suelta a su creatividad. Algunos de ellos son Emily Dickinson, Xavier de Maistre y Shakespeare:

  • Emily Dickinson. Esta poeta estadounidense escribió 1 775 poemas encerrada en su casa de Amherst (Massachustts) por propia voluntad. Escribía unos 300 poemas al año y así es cómo revolucionó el lenguaje poético del siglo XIX. Escribía para sí misma, por lo que solo publicó 7 poemas en vida y bajo seudónimo. Todo esto, la convierte en una de las figuras más enigmática de la literatura, pero con poemas con voz propia como este:

Much madness is divinest sense

Much Madness is divinest Sense  
To a discerning Eye 

Much Sense – the starkest Madness 
’Tis the Majority


In this, as all, prevail 
Assent – and you are sane


Demur – you’re straightway dangerous 
And handled with a Chain 

Mucha  locura es juicio divino

Mucha locura es pensamiento divino
para el ojo más sagaz.

Mucho juicio, la más absoluta locura
para la mayoría.

En ésto y en todo prevalece el
asentir.

Entonces, eres normal.

Disiente y, directamente, serás peligroso
y atado con cadenas.

 

Si te ha gustado, aquí puedes leer otros de sus poemas. ¡Que los disfrutes!

  • Xavier de Maistre fue condenado a 42 días de confinamiento en un cuarto de su casa por participar en un duelo. Sin embargo, no se desanimó sino que decidió aprovechar el tiempo y escribir “Viaje alrededor de mi habitación”. La obra tiene una clara intención cómica, pero no deja de ser una bonita historia donde el poder de la imaginación para escapar del aburrimiento es el auténtico protagonista. Así lo deja claro en el siguiente fragmento:

Viaje alrededor de mi habitación

¿Dudaría el ser más indolente en ponerse en marcha conmigo para obtener un placer que no le costará ni dolor ni dinero?

  • Shakespeare también pasó mucho tiempo en cuarentena. Nació en plena época de la peste (siglo XVI) y los teatros pasaban más tiempo cerrados que abiertos, pero eso no evitó que Shakespeare siguiera creando. Así es como creó tres grandes obras: “El Rey Lear”, “Macbeth” y “Antonio y Cleopatra”. Si bien no todas fueron escritas en plena cuarentena, todas ellas contienen referencias a esta enfermedad tan presente en su vida, como este fragmento soneto del poema “Venus y Adonis”:

¡No descolores nunca sus vivos carmesíes!

¡Qué mientras ellos duren, su perpetua frescura

combata la infección en años de peligro!

Para que los augures que pronostican muerte

digan que fue tu aliento, quien dio fin a la peste.

Aunque estaban confinados, por voluntad propia o por obligación, por lo menos estaban en sus casas. A pesar de que un aislamiento obligado no es agradable y puedes sentirte en una prisión, obviamente, es mucho peor si realmente estás en prisión.

Sin embargo, así es como Oscar Wilde y Miguel Hernández escribieron dos obras: “Balada de la cárcel de Reading” y “Nanas de la cebolla”, respectivamente. Así que, amigo escritor o amiga escritora, no todo está perdido.

Para terminar, un mensajito de ánimo

Esto no quiere decir que acabar la cuarentena con un libro bajo el brazo sea obligatorio, ni mucho menos. Aunque es verdad que sin distracciones la creatividad vuela mucho más. Al mismo tiempo, es una manera estupenda de canalizar todas las emociones de las que hablábamos al principio.

¿Te sientes desanimado o desanimada y te está costando ponerte a escribir? Son sentimientos lógicos. Pero en estos momentos, además de intentar mantener una actitud positiva, lo mejor es mantenernos ocupados con algo que nos haga felices: deporte, cocinar, pintar, la decoración, ver series sin parar, formarte o descubrir nuevas pasiones.

Tu mente y tus emociones te lo agradecerán. Y si lo que te llena es escribir, maravilloso, envíanos tus textos. Estaremos encantados de leer tus sentimientos de cuarentena.

Para terminar, solo queremos decirte estamos convencidos de que saldremos adelante mucho más fuertes. Un abrazo lleno de letras.

Más artículos
libros para la cuarentena-microcuento.es
¿No sabes qué leer? Libros para la cuarentena