Javier Puchades - Últimatum

Últimatum

Rechazó el ofrecimiento mediante un gesto hostil. Nuestra relación siempre había sido muy tensa, pero hacía tiempo que él se había enrocado en una posición de la que era muy difícil hacerle salir. Prefería perderlo todo antes que llegar a una solución amistosa, en la que ambas partes saliésemos beneficiadas. Yo ya había hecho bastantes sacrificios. Incluso, le había dado alguno de mis objetos más preciados. Él estaba cegado por la ambición y no veía más allá. La situación era ya insostenible. Cada uno lo veíamos todo desde un punto de vista diferente. Yo decía blanco y él decía negro. El tiempo pasaba y había que tomar una decisión. El juez tampoco estaba dispuesto a que se prolongase más el asunto, dadas las circunstancias. 

Después de pensarlo mucho, anoté en mi libreta mi último movimiento y le dije: «Jaque mate en dos jugadas».