Una Mirada - Xokotonto

Una mirada, una sonrisa, una caricia

Lo que daría porque su dulce voz me susurrase lavavajillas, espumadera o colesterol. Ahora, esas palabras me suenan a música celestial, pero antes, las ignoraba, ni las escuchaba cuando me las decía. Creía que era su obligación, que ella allí era casi
como un mueble más de la cocina. Por eso, aquella mañana, cuando escuché aquel silencio supe que algo pasaba. Entonces vi su cuerpo en el suelo, inerte, sin vida, y una nota a un lado. Cuando la leí me di cuenta de que ella era algo más. Tan solo ponía:
“Echo de menos una mirada, una sonrisa o una simple caricia”.

[Total:2    Promedio:5/5]
Más artículos
Muertes - Frank herrera
Muertes